4 de noviembre de 2014

Este poema es una bomba


Coloco bombas en los cimientos de mis verdades.
Una y otra vez,
explosivos cargados con signos de interrogación.
Tictac tictac tictac.
Este poema es una bomba.


Tictac tictac tictac.
Explotará con la misma fuerza carente de rabia
del vendaval, el relámpago o el mar embravecido,
que rompen sólo para poderse reconstruir.

¿Cómo sabes que cada una de tus verdades son verdad
si ni siquiera te has percatado de que te sostienes sobre ellas?
Enciendo la mecha de esta nueva bomba
destinada a hacer estallar el núcleo de cada una de tus certezas.
Tictac tictac tictac.
Voy a por ti.